Cómo preparar el suelo del jardín para plantar en 7 pasos simples

Cuando llegue el momento de poner plantas en el suelo, ¿estás seguro de que tu suelo está listo para plantar? Puede parecer una cuestión de agregar algunas enmiendas y poner sus plantas en la tierra, pero preparar cuidadosamente el suelo de su jardín es clave para tener un jardín saludable en el futuro.

Tu tierra es literalmente el fundamento de tu propiedad. El suelo sano del jardín conduce a plantas sanas, y las plantas sanas conducen a humanos sanos. Todo es parte del círculo de la vida y una de las muchas cosas que amo de la jardinería. Si tu suelo no es fuerte, el círculo se desmorona.

Hay algunas cosas que debe hacer para asegurarse de que su suelo sea tan bueno como sea posible antes de pegar su pala en el suelo. Una vez que haya establecido las bases, puede divertirse plantando.

Uno de los objetivos generales del jardín es construir su capa superior del suelo. Este es el nivel más alto de su jardín donde crecerá la mayoría de las raíces de su planta y donde vive la mayoría de los nutrientes.

A continuación, le mostraremos cómo hacer que el suelo de su jardín sea lo más nutritivo posible con 7 sencillos pasos. Tenga en cuenta que querrá comenzar el proceso al menos un mes antes de plantar para poder hacer todos los ajustes necesarios a tiempo.

1. Probar el suelo

Lo primero es lo primero: hacer una prueba de suelo. Saber más sobre su suelo lo ayudará a determinar qué le falta o tiene demasiado para que pueda ajustarse en consecuencia.

Puede comprar un kit de análisis de suelo económico en una tienda de jardinería que le dará información general. Tenga en cuenta que estas pruebas no son tan precisas y no incluyen tanta información como las que se realizan en un laboratorio.

También puede comunicarse con la oficina de extensión de su condado. La mayoría de las oficinas de extensión ofrecen pruebas de suelo a bajo costo. Estas pruebas de suelo le permitirán conocer los niveles de pH, nitrógeno, fósforo y potasa de su suelo, así como el nivel de materia orgánica.

2. Añadir compost

El suelo sano es rico en compost. El compostaje es una inversión continua en su jardín. Es como una cuenta de ahorros. Agrega dinero, o en este caso estiércol de ganado, paja, recortes de hierba y malezas. Como resultado, su compost crece y genera interés y paga dividendos. Su dividendo es ese acondicionador de suelo oscuro y rico que llamamos compost.

Si no ha comenzado un área de compostaje, nunca es demasiado tarde.

Pero, ¿qué sucede si está comenzando con la jardinería y no tiene el tiempo o los materiales para desarrollar una pila de compost? Puede comprar compost en su tienda de jardinería local. Recomiendo una mezcla de compost y turba porque la turba agrega textura al suelo.

Una vez que tenga su compost, extienda 2 pulgadas de él sobre el área donde pretende plantar.

3. Modificar suelos problemáticos

Dependiendo de la textura del suelo que tenga, es posible que desee modificarlo para que sea más amigable para la vida vegetal.

El suelo arcilloso tiende a agruparse cuando está mojado. Esto reduce el flujo de aire en el suelo y puede dificultar el crecimiento de las raíces. Para tierra arcillosa, agregue arena gruesa de contratistas (no arena de playa), compost y musgo de turba hasta que tenga una textura más ligera y ligera.

El suelo arenoso permite que el agua drene demasiado rápido y los nutrientes se eliminan. Para arreglar la tierra arenosa, agregue varias pulgadas de compost y turba. Si las cosas están realmente mal, agregue un poco de aserrín y nitrógeno. El aserrín absorberá parte del nitrógeno existente en su suelo, por lo que debe aumentarlo un poco.

Si tiene tierra de limo, agregue arena de contratista grueso o gravilla y mucho compost. El limo no retiene los nutrientes también, y drena mal.

Si no sabes qué tipo de suelo tienes, pon un poco de tierra en un tarro de albañil y sacúdelo. Al día siguiente, revise el frasco y verá capas con arena en la parte inferior, arcilla en la parte superior y limo en el medio. Si tienes muchos tipos y no otro, ese es el tipo de suelo que tienes.

4. Ajuste el pH

Ahora es el momento de poner a prueba esa prueba de suelo. El pH del suelo le indica el nivel de acidez y alcalinidad en su tierra. ¿Por qué es importante el pH? Su nivel de pH le indica qué tan disponibles están los nutrientes en el suelo para sus plantas. Algunas plantas son particulares de lo que es el pH del suelo.

Por ejemplo, digamos que quiero cultivar papas. Las papas necesitan un pH más bajo que muchas otras verduras. Lo hacen mejor en suelos ligeramente ácidos de 5.2 a 6.0.

Imagen a través de Fox Run

Las papas que se cultivan en niveles de pH más altos son más susceptibles a la costra y otras enfermedades. Sabiendo esto, podría agregar azufre orgánico al área del jardín donde planeo poner papas.

Si su suelo es ácido, aumente su pH agregando piedra caliza o cenizas de madera. Oyster shell lime también funcionará.

Si su suelo es alcalino, agregue azufre orgánico durante unos meses antes de planear plantar.

Puede usar una calculadora de jardín para calcular cuánto necesita de cualquier enmienda.

5. Ajuste los nutrientes del suelo

Otra cosa que su prueba de suelo le dirá es los niveles de nitrógeno, fósforo y potasio en su suelo. A menudo ve números con NPK en la lista de fertilizantes y suplementos de plantas.

El nitrógeno es esencial para el crecimiento de las plantas y la fotosíntesis, mientras que el fósforo es vital para la producción de flores y frutos. El potasio ayuda a las plantas a construir buenos sistemas de raíces y a combatir enfermedades.

Aplique un fertilizante apropiado para abordar cualquier deficiencia de nutrientes en su suelo. Por ejemplo, si su prueba de suelo dice que le falta nitrógeno, querrá aplicar un fertilizante con alto contenido de ese elemento.

6. Hasta el suelo

A menudo, después de un invierno de lluvia, nieve y viento, su jardín puede verse un poco puntiagudo y aglomerado. Su suelo está mezclado y no parece atractivo. Si eres como yo, ahora que has empezado a construir la tierra de tu jardín, estás ansioso por hacer que la tierra gire.

¡Espere! Elija un día seco para voltear su suelo y asegúrese de que su suelo se haya secado completamente de cualquier nieve o lluvia antes de intentar darle la vuelta. Si trabajas cuando el suelo está húmedo, en realidad harás que el suelo sea más compacto. El suelo compacto se agrupa y dificulta que sus semillas germinen o que sus trasplantes empujen sus raíces hacia el suelo.

Girar el suelo ayuda a descomponer las áreas compactadas. También mezcla el compost, las enmiendas y el fertilizante que has extendido en la parte superior. Girar el suelo aumenta la aireación del suelo y facilita el drenaje del agua. Todo esto fomenta el buen crecimiento de las plantas.

Si tiene muchas rocas en el área de su jardín, puede usar este tiempo para elegir las rocas más grandes. Úselos para alinear caminos, como acentos en jardines o haga una pila fuera del área del jardín para más tarde. Las rocas son útiles en el lugar correcto.

Se puede girar el suelo cavando y bifurcando o con una macollera. Ambos métodos tienen pros y contras.

Una pala o un tenedor de jardín no es tan perjudicial para el suelo como una caña de timón y son respetuosos con el medio ambiente porque no está usando gas o petróleo. Girar la tierra a mano lo pone en contacto con su jardín para que realmente pueda conocer su propiedad, y le brinda bastante entrenamiento.

Sin embargo, si tiene un área grande, mover el suelo a mano puede llevar mucho tiempo y ser agotador. En ese punto, es posible que desee romper la caña del timón.

Imagen a través de Fox Run

Los cultivadores vienen en diferentes tamaños y precios. Puede comprarlos o alquilarlos, o tal vez un vecino tiene uno que puede pedir prestado. Elija el tamaño que sea mejor para su jardín. La labranza excesiva puede causar problemas al alterar los microorganismos del suelo.

7. Añadir mantillo

Aunque puede esperar para aplicar el mantillo después de haber colocado sus plantas en el suelo, también puede ayudar a colocar el mantillo antes de plantar. El mantillo evita la evaporación y protege todas esas cosas buenas que pones en tu suelo. También ayuda a evitar que el suelo se vuelva demasiado compacto y mantiene a raya las malezas.

Agregue una capa delgada de su mantillo preferido a la parte superior de su suelo.

Plantar para la salud del suelo del jardín

Imagen a través de Fox Run

Ahora que ha hecho el trabajo duro y tiene un suelo de jardín sano y feliz, es hora de pensar en dónde desea colocar sus plantas para mantener la salud del suelo. Primero, debes asegurarte de rotar tus cultivos. No plantes brassicas o tomates donde los tuviste creciendo el año anterior.

También ayuda a cultivar plantas que están juntas en la misma familia. Cultivar plantas similares juntas significa que puede modificar el suelo para satisfacer las plantas con las mismas necesidades. Es difícil fertilizar cuando una planta no le gusta demasiado nitrógeno, y la que está al lado tiene hambre de nitrógeno.

Por ejemplo, puede plantar cultivos de brassica juntos como coles, brócoli y col rizada. Todos ellos son alimentadores pesados ​​y les gusta mucho nitrógeno.

¡Eso es! Ahora su jardín está listo para producir todas esas deliciosas flores y sabrosas verduras. Puede parecer una tonelada de trabajo, y puede serlo, pero al final dará grandes dividendos.