Cómo lidiar con el tizón bacteriano en su jardín

Odio los bichos. Realmente lo hago Pero peor que el daño causado por los insectos en el jardín son las enfermedades como el tizón bacteriano, que los insectos transmiten a las plantas a medida que mastican y crujen las hojas.

Las enfermedades son otro enemigo de los insectos. No puede ver la enfermedad de la misma manera que puede ver un error. Pueden arrastrarte y diezmar un cultivo completo como una ola.

También es posible transmitir enfermedades en su jardín por malos hábitos de saneamiento y descuido sin siquiera darse cuenta.

Las enfermedades pueden surgir en cualquier momento del ciclo de vida de una planta. El tizón bacteriano generalmente espera una lesión en una planta y luego ataca, y una vez que lo hace, su planta podría tostarse.

¿Qué es el tizón bacteriano?

El tizón bacteriano es una enfermedad común del jardín causada por una bacteria llamada Pseudomonas syringae pv. syringae Es una enfermedad grave que afecta a muchas plantas, incluidas varias variedades de lilas asiáticas junto con otras especies grandes de árboles frutales y de nueces.

La marchitez bacteriana, también conocida como tizón bacteriano del sur, es causada por la bacteria Ralstonia slanacearum.

El tizón temprano, por otro lado, es una enfermedad causada por un hongo llamado Alternaria tomatophila y A. solani. Afecta comúnmente a las plantas de tomate. Al igual que sus contrapartes bacterianas, también sobrevive durante largos períodos en el suelo o en la materia vegetal enferma. Un hongo también causa tizón tardío.

Los tres son difíciles de erradicar una vez presentes en el suelo del jardín.

Hay una variedad de bacterias y hongos que causan diferentes tipos de tizón. El término se usa a menudo como un término general para enfermedades que causan manchas oscuras y lesiones en las plantas. Todos los tipos de tizón son difíciles de tratar de manera efectiva.

¿Cómo se propaga el tizón bacteriano?

La bacteria sobrevive fácilmente en el material vegetal afectado y en el suelo. Los insectos transmiten la enfermedad, pero el saneamiento deficiente de las herramientas de jardinería es otro culpable. La bacteria también suele estar presente en las plantas, pero no las afecta hasta que ingresa a través de una abertura (generalmente a través del daño causado por insectos).

Una vez que se ha infiltrado en la planta, el tizón bacteriano obstaculiza sustancialmente la capacidad de la planta para acceder al agua y a los nutrientes. Si no se trata, conduce a una muerte segura.

Muchos tipos de tizón tienen más probabilidades de causar problemas en climas cálidos y húmedos.

Signos de plaga bacteriana

El signo más obvio de la enfermedad es el tejido necrótico en el follaje. Las manchas de color marrón oscuro con anillos amarillos también son un síntoma de tizón bacteriano. Otro signo de la enfermedad son las marcas negras en las ramas o ramas. Finalmente, en sus etapas posteriores, la enfermedad hace que el follaje de las plantas muera.

En los árboles y otras plantas leñosas, un signo infalible de tizón bacteriano es una herida supurante de la que se filtra la savia.

La identificación temprana es crucial si desea intentar salvar la vida de cualquier planta. En el caso de plantas comestibles infectadas con tizón fúngico, sugeriría deshacerse del material vegetal enfermo lo más pronto posible para evitar que toda la cosecha se infecte.

¿Qué plantas son vulnerables?

Muchas plantas son vulnerables al tizón bacteriano, pero las plantas con daño por insectos tienen muchas más probabilidades de contraer la enfermedad que las plantas sin infestación de insectos. Esto se debe a que a medida que se alimentan del follaje de la planta, los insectos crean aberturas y puntos de acceso para que la bacteria infecte la planta.

El tizón bacteriano tiende a afectar plantas leñosas como árboles y arbustos. Otros tipos de tizón tienen más probabilidades de afectar las plantas comestibles de jardín como los tomates y las papas.

Cómo prevenir el tizón bacteriano

Promover un ambiente de crecimiento saludable es la mejor manera de evitar que sus plantas contraigan esta enfermedad. Proporcione a las plantas suficiente espacio para respirar y agua desde abajo para evitar la acumulación de humedad en el follaje. Siempre limpie adecuadamente sus herramientas de jardinería durante toda la temporada, también.

Rota tus cultivos al menos cada tres años para evitar que el patógeno ataque las plantas susceptibles.

Al comenzar las semillas o al elegir plantas para su jardín, elija plantas certificadas libres de enfermedades para evitar la introducción de la plaga en su entorno. Elija variedades resistentes a enfermedades, también.

Realice pruebas de suelo anuales para prevenir un desequilibrio de nutrientes que puede exacerbar la enfermedad.

Acolcha alrededor de la base de las plantas para evitar que las salpicaduras de agua transmitan patógenos ligados al suelo sobre el follaje.

En áreas donde el tizón fúngico es un problema recurrente, aplique un fungicida a las plantas antes de que aparezcan signos de la enfermedad como una estrategia preventiva.

Cómo tratar el tizón bacteriano

Una vez que una planta se infecta con el tizón bacteriano, es posible salvar porciones saludables y mantenerla viva. Sin embargo, es imposible tratar la enfermedad. La administración es la única vía. No existe un tratamiento real para el tizón bacteriano.

La poda de material vegetal infectado es el primer paso para controlar la enfermedad. Retire las partes afectadas de la planta y tírelas. ¡No los agregue a la pila de compost!

Recuerde mantener las herramientas limpias y desinfectadas después de la poda para evitar propagar la enfermedad a otras plantas.

Si la enfermedad continúa progresando después de la poda, puede ser el momento de reducir sus pérdidas y deshacerse de toda la planta. Dejarlo en su estado puede causar que la enfermedad se propague a otras plantas en el jardín.

Puede usar fungicidas en casos severos de tizón donde está involucrado un hongo, pero no siempre son efectivos una vez que la enfermedad está en sus etapas avanzadas. Una vez más, incluso el fungicida solo puede controlar la propagación de la enfermedad.

Controlando el tizón bacteriano en el suelo

Es increíblemente difícil erradicar el tizón una vez que llega al suelo de su jardín. Sin embargo, hay alguna evidencia de que la solarización puede ayudar a matar los patógenos transmitidos por la tierra como la plaga.

El proceso consiste en cubrir el suelo de su jardín con una lámina de plástico transparente para aprovechar el poder y el calor del sol. El suelo se calienta lo suficiente como para matar cosas desagradables que se esconden dentro. Sin embargo, es un proceso largo, así que tenga paciencia.

La solarización también mata las semillas de malezas, pero no es una solución efectiva para los patógenos transportados por el aire. Puede completar el proceso de solarización en 6 semanas. Solarizar durante la parte más calurosa de la temporada.

Sin embargo, no es una solución permanente para deshacerse de los patógenos y las malas hierbas, ya que siempre pueden terminar en su suelo. Los beneficios de la solarización también solo llegan a cierta profundidad.

Cualquier cosa más profunda que aproximadamente 6 pulgadas no se verá afectada por el alto calor, por lo que las plantas perennes profundamente enraizadas aún pueden ser un problema.

Una vez que se complete el proceso, evite labrar profundamente el suelo. Hacerlo puede traer patógenos ocultos y semillas de malezas a la superficie.

La línea de fondo

El tizón bacteriano no es cosa de risa. Una vez que lo tiene en su jardín, es difícil deshacerse de él. La prevención es la mejor, pero si eso falla, nuestros consejos pueden ayudarlo a regresar al camino hacia un jardín saludable.