Cómo agregar nitrógeno al suelo y errores costosos para evitar

Su jardín ha estado creciendo durante años, pero sus plantas parecen estar luchando más de lo que solía hacerlo. O tal vez haya plantado verduras en su lugar habitual este año, pero no parecen prosperar como lo han hecho en años anteriores. Si estos escenarios le suenan familiares, podría estar enfrentando una escasez de nitrógeno en su suelo.

El nitrógeno es un elemento químico que es esencial en la jardinería. Fomenta el crecimiento de las plantas y ayuda a proporcionar follaje con su coloración verde. Un suelo saludable contiene y requiere este nutriente crucial para prosperar.

¿Alguna vez te has preguntado qué significan los números en una botella o paquete de fertilizante? En fertilizantes, NPK se refiere a los tres macronutrientes más importantes que requieren las plantas: nitrógeno, fósforo y potasio.

Cuando agregamos fertilizante, estamos reemplazando estos nutrientes en el suelo. A medida que crecen, sus plantas extraen nutrientes que no se reponen. Las plantas necesitan estos nutrientes para sobrevivir, por lo que, a menos que devuelva lo que las plantas están sacando, sus verduras comenzarán a morir de hambre. La conclusión es que sin nitrógeno, sus plantas no pueden crecer.

Dicho esto, no todas las verduras y plantas requieren la misma cantidad de nitrógeno, por lo que no puede alimentarse y olvidarse. Diferentes plantas tienen diferentes necesidades. Algunas plantas, como los tomates, son alimentadores pesados. Mientras que otros, como la lechuga, son alimentadores ligeros. Algunas plantas incluso devuelven algo de nitrógeno al suelo.

¿Cuáles son los signos de una deficiencia?

Debido a que las plantas absorben nutrientes de la tierra, es esencial reponer el suministro del suelo. Su jardín no prosperará si no reemplaza las cosas que se están sacando.

Por lo general, debe agregar nitrógeno al suelo si hay una deficiencia o si sus plantas tienen hambre y requieren mucho nitrógeno para florecer. Entonces, ¿cómo puede detectar una deficiencia? Un signo típico es retraso en el crecimiento u hojas amarillentas, pero también pueden ser un signo de enfermedad o infestación de plagas.

Incluso los jardineros experimentados pueden tener problemas para diagnosticar posibles deficiencias de nutrientes. Es mejor no jugar un juego de adivinanzas. La prueba del suelo debe ser su primer paso antes de abordar cualquier desequilibrio de nutrientes en el suelo.

¿Qué sucede cuando tienes demasiado nitrógeno?

¿Por qué no agregar la mayor cantidad de nitrógeno posible? Cuanto más, mejor, ¿verdad? Si alienta el crecimiento, ¡grandes cantidades deberían hacer que sus plantas sean grandes y fuertes! Desafortunadamente, ese no es el caso. Demasiado nitrógeno puede dejarlo con grandes plantas frondosas que no producirán vegetales ni frutas.

Las papas y tomates cultivados en un suelo abundante en nitrógeno, por ejemplo, producirán pocos papas y tomates, pero tendrán una abundancia de frondoso crecimiento verde.

¿Otra razón para evitar agregar demasiado nitrógeno a su suelo? La contaminación del suelo puede ocurrir si hay exceso de nitrógeno. El exceso de nitrógeno puede filtrarse y contaminar las fuentes de agua cercanas.

Cómo agregar nitrógeno al suelo

Antes de comenzar a agregar nitrógeno al suelo, realice una prueba de suelo. Si tiene mucho nitrógeno al comienzo de la temporada de jardinería, no tiene sentido agregar una tonelada más. Conozca la composición de su suelo antes de agregar cualquier fertilizante. Una vez hecho esto, puede ajustar sus niveles de nitrógeno.

Fertilizante

El fertilizante es la forma más obvia de agregar nitrógeno a su suelo. Elija un fertilizante apropiado con la proporción NPK correcta para sus necesidades. Hay una variedad de opciones de fertilizantes sintéticos con altas concentraciones de nitrógeno, pero el compost es una excelente alternativa no sintética que proporciona una liberación lenta de nutrientes. La modificación periódica de la tierra con compost ayuda a construir un suelo saludable, que a su vez experimentará menos incidencias de deficiencia. Es una situación de ganar-ganar.

Cultivos fijadores de nitrógeno

Estos son cultivos como frijoles y legumbres. En lugar de absorber nitrógeno, fijan los nutrientes en el suelo. Cultive frijoles y legumbres en áreas donde anteriormente cultivó plantas hambrientas de nitrógeno el año anterior. Evite fertilizar las áreas donde se cultivaron frijoles en años anteriores, ya que no es necesario agregar nitrógeno.

Cultivos de cobertura

Los cultivos como el trébol también son fijadores de nitrógeno. La diferencia es que no las estás cultivando para cosechar. Por lo general, siembras al comienzo de la temporada o fuera de temporada. La desventaja de este método para los jardineros caseros es que se requiere un esfuerzo significativo para eliminar los cultivos de cobertura y comenzar a plantar. Si está pensando en cultivar cultivos de cobertura para suprimir el crecimiento de malezas, considere el acolchado plástico para hacer el trabajo.

Recortes de césped

Si su césped es deficiente en nitrógeno, los recortes de césped son una excelente manera de abordar el problema. Cuando corte el césped, deje que los recortes de césped, siempre que sean una pulgada o menos, regresen a su césped. Aumentarán gradualmente los niveles de nitrógeno con el tiempo.

También puede espolvorear recortes de vidrio alrededor de su jardín como mantillo que puede agregar un poco de nitrógeno.

Rompiendo mitos sobre el nitrógeno

Hay muchas opciones de fertilizantes naturales como café molido y cáscaras de huevo que flotan en Internet, pero ¿son todas fuentes útiles de nitrógeno? Echemos un vistazo a las sugerencias más populares:

Granos de café

Los restos de café de su café son un excelente aditivo de compost, pero son relativamente inútiles y potencialmente dañinos cuando se agregan directamente al suelo del jardín. Si desea reutilizar sus granos de café, agréguelos primero a su compost.

Emulsión de pescado

La emulsión de pescado es otra enmienda natural del suelo, pero contiene bajas concentraciones de nutrientes, por lo que no es necesariamente un candidato ideal para tratar una deficiencia severa. Sin embargo, es una excelente opción para trabajos más pequeños como alimentar plántulas y trasplantes.

Cáscaras de huevo

Las cáscaras de huevo son una chatarra de cocina popular que a la gente le encanta tirar en el jardín. Prefiero tirarlos a la pila de compost, pero ¿tiene algún sentido agregarlos al jardín para abordar un desequilibrio de nitrógeno? Claro, las cáscaras de huevo contienen rastros leves de nitrógeno, pero las pequeñas cantidades son insignificantes y no harán una gran diferencia si experimenta una grave escasez de nitrógeno. Sin embargo, puede usarlos para evitar plagas. Las cáscaras de huevo trituradas evitan que las babosas y los caracoles se acerquen demasiado a sus verduras y los mordisqueen hasta que no quede nada.

Residuos de perros o humanos

¿Has oído hablar de esta opción para agregar nitrógeno al suelo? Ni siquiera lo pienses. Primero, cualquier desecho animal debe ser compostado antes de usarse en el jardín, y es una idea terrible pegar las heces propias o de su perro en el compost. Es probable que propague enfermedades y contamine su suministro de alimentos. Es posible que pueda agregar desechos de perros al contenedor marrón de su ciudad, pero averigüe si está permitido antes de hacerlo.

Orina

Es posible que haya escuchado que la orina es una excelente fuente de nitrógeno. Te sugiero que guardes tu pipí para tu próxima aventura al aire libre. Si realmente te sientes salvaje, puedes disfrutarlo al estilo de Bear Grylls. Bromas aparte, no empieces a recoger frascos para tu jardín. No solo es asqueroso, sino que también es un gran esfuerzo para una pequeña recuperación. La orina concentrada puede matar tus plantas. Aconsejaría en contra, especialmente porque no toda la orina está necesariamente libre de bacterias y virus.

La conclusión es que, si bien la mayoría de estas opciones pueden alterar ligeramente su suelo, ninguna de ellas es la respuesta sobre cómo agregar nitrógeno al suelo. La mayoría de las fuentes de nutrientes naturales son más efectivas cuando se agregan al compost y luego se trabajan en el suelo.

Sea cauteloso con el fertilizante

Tenga cuidado al intentar alterar el equilibrio de nutrientes de su suelo. Tirar cosas fuera de control puede causar desequilibrios de pH, contaminación de las fuentes de agua cercanas, y si su suelo no es saludable, es probable que experimente una alta incidencia de plagas y enfermedades.

Agregar un exceso de nitrógeno en un esfuerzo por reducir la deficiencia futura también es una mala elección. Algunas plantas responden mal a los altos niveles de nitrógeno y no producen frutos. También es un esfuerzo inútil. En algunos casos, otro desequilibrio puede provocar que las plantas no puedan absorber el nutriente. Si el pH de su suelo está apagado, por ejemplo, es posible que las plantas no puedan acceder al nitrógeno en el suelo, por lo que agregar más no resolverá el problema.

¿Se enfrenta a un desafío de nitrógeno en su jardín este año? Háganos saber qué opción elige para abordarlo y cómo funciona.