Guía completa para incubar huevos de pato para obtener tasas óptimas de eclosión

La primera vez que incubé huevos de gallina, pensé: "¡Guau, esto es fácil!" Solo tomó 21 días. Requirió algunas piezas especiales de equipo. Además, tuve que seguir algunas instrucciones básicas. Pero, en su mayor parte, parecía que la naturaleza hizo todo el trabajo.

Cuando intenté incubar mi primer grupo de huevos de pato, fue una historia completamente diferente. El equipo involucrado y los fundamentos para incubar huevos de pato son básicamente los mismos que para incubar huevos de gallina. Sin embargo, hay muchos ajustes matizados que debe hacer para obtener tasas de eclosión razonables con huevos de pato.

Afortunadamente, la incubación de huevos de pato sigue siendo simple si entiendes los conceptos básicos sobre cómo los huevos de pato se incuban en la naturaleza. También vale totalmente la pena. No hay absolutamente nada tan adorable como ver a un bebé patito salir del mundo.

Diferencias de huevo de pato y huevo de gallina

Si le preguntaras a los avicultores la diferencia entre los huevos de pato y los huevos de gallina, probablemente escuches algunas de estas respuestas:

  • Los huevos de pato son más grandes.
  • Las cáscaras de huevo de pato son más difíciles de romper.
  • Los huevos de pato tienen más vitaminas, colesterol y proteínas.

Estas cosas son todas ciertas. Pero cuando se trata de incubar huevos de pato, lo importante es entender por qué existen estas diferencias.

Características de la incubación natural

Un huevo de pato está diseñado para ser el refugio perfecto y la fuente de nutrición para la transición del embrión al patito. Como tal, los huevos de pato tienen características fantásticas que son específicas de las necesidades y hábitats naturales de las aves acuáticas.

Veamos cómo se desarrollan estas características durante el proceso de incubación natural y cómo aplicar ese conocimiento al incubar sus propios huevos de pato.

Nidos de tierra

Los patos generalmente anidan en el suelo. Algunas razas buscan lugares similares a cavernas, como debajo de la masa de la raíz de un árbol caído o en un agujero en el cuerpo en descomposición del tronco de un árbol. Algunas especies silvestres incluso anidan en zonas pantanosas o en nidos flotantes.

Todos estos lugares tienen una cosa en común: alto contenido de humedad. A diferencia de los pollos que prefieren nidos elevados y secos hechos de materiales frágiles como la paja, los patos apuntan a lugares de nidos blandos, en descomposición y con humedad.

Los patos generalmente crean sus cuencos de nido al hacer depresiones en el suelo o al descomponer la materia vegetal para crear un ambiente de alta humedad. Al igual que las gallinas, también usan sus plumas suaves de su vientre para ayudar a atrapar el calor en el nido.

Mojantes de plumas

Además, cada vez que los patos crueles abandonan el nido, se preparan en una fuente de agua. Puede que se coman un poco, pero no lo hacen el tiempo suficiente para que sus plumas se sequen por completo. Eso significa que vuelven a sus nidos parcialmente mojados y transmiten esa humedad a su grupo de huevos.

La cáscara porosa

Estos hábitos de anidación ayudan a explicar por qué las cáscaras de huevo de pato son mucho más difíciles de romper que las cáscaras de huevo de gallina. Es casi como si necesitaras separarlos después de romperlos. Esto se debe a que esas conchas extra gruesas también son extra porosas, ya que están diseñadas para retener el agua como una esponja delgada.

De hecho, en un estudio sobre la absorción de humedad de las cáscaras de huevo, los huevos de pato superaron a los huevos de gallina en un 22%. Esto fue incluso después de que se retiró la membrana interna, y las conchas se habían secado, molido y calentado a 1300 ℉. La composición estructural básica de la cáscara de huevo de pato es simplemente más absorbente de humedad que la de una cáscara de huevo de gallina.

Me di cuenta de que cuando dejo que mis patos sientan sus propios nidos, sus huevos a menudo absorben los pigmentos solubles en agua en nuestra tierra vegetal franca oscura. Sorprendentemente, esos huevos de aspecto sucio parecen eclosionar a tasas más altas que los huevos más limpios.

Puede ser que mamá voltee esos huevos con más frecuencia, haciéndolos más sucios. Pero sospecho que los huevos manchados son más porosos y retienen más agua durante la incubación. Esa humedad adicional parece mejorar las tasas de eclosión.

Características Los patitos se desarrollan durante la incubación

Los huevos de gallina tardan 21 días en eclosionar. La mayoría de las razas de pato domesticadas tardan 28 días. Los huevos de Muscovy tardan 35 días. Algunas razas de patos salvajes tardan entre 27 y 31 días. En términos humanos, los 6-14 días adicionales pueden no parecer mucho tiempo. Pero, para el pato que sienta esos nidos, es una gran diferencia.

Eso es 1-2 semanas más para que esas valientes madres tengan un riesgo extremadamente alto de ataques de depredadores. Eso también es mucho más tiempo para que un cuidador de nidos se limite a descansos cortos e infrecuentes para salir a buscar comida y agua. Además, cada viaje fuera del nido aumenta las posibilidades de que algo pueda comer a los embriones en desarrollo.

A pesar de todas las desventajas, hay algunas razones importantes por las que es necesario un período de incubación más largo para los patitos.

Preparando el agua

Para sobrevivir en la naturaleza, los patitos deben emerger de su caparazón listos para nadar. Contrariamente a la creencia popular, la glándula sebácea en la cola de un pato no es necesaria para que el pato sea resistente al agua. La buena nutrición es la clave.

Mientras incuba los huevos de pato, el embrión absorbe los nutrientes del huevo y los utiliza para formar los huesos, la sangre, los órganos, la piel y las plumas. Esto también es cierto para las chicas. Sin embargo, los pollitos solo necesitan una capa ligera de pelusa suave para protegerlos de las bajas temperaturas del aire. Sus madres harán el resto.

Los patos necesitan su pelusa suave para estar estructuralmente listos para condiciones de agua fría. Ese tipo de plumas suaves de alta resistencia requieren más tiempo y proteínas y vitaminas adicionales para formarse por completo.

Prepárese para el apareamiento y la migración

Los patitos también nacen más resistentes al frío que los pollitos. Esto es esencial porque la temporada natural de apareamiento de patos ocurre a principios de la primavera, mientras que las fluctuaciones de temperatura siguen siendo muy variadas.

Parecería mucho más fácil para los patos anidar más adelante en la temporada una vez que se caliente. Pero los instintos naturales de anidación comienzan a principios de la temporada porque los patitos necesitarán una gran cantidad de proteínas en su dieta para desarrollar plumas de vuelo y almacenar grasa para estar listos para la migración invernal.

Al comenzar los patos a principios de la primavera, la naturaleza multiplica sus nacimientos cuando aumenta el suministro de alimentos y les da varios meses para madurar antes de viajar. Aunque los patos domesticados no migran, evolucionaron de patos que sí lo hacen. Entonces, aún conservan esos rasgos de inspiración salvaje.

Las gallinas no son aves migratorias por naturaleza. Es más probable que se pongan melancólicos cuando el clima es consistentemente cálido, más tarde en la primavera o principios del verano. Los polluelos también tendrán que endurecerse en invierno, pero no necesitan depósitos de grasa adicionales para vuelos largos y pueden hacerlo en menos tiempo.

Estas diferencias fundamentales significan que los patitos deben salir del caparazón más maduros y listos para la vida que los polluelos. El período de incubación más largo y la nutrición adicional en un huevo de pato lo hacen posible.

Consejos para la incubación artificial

Francamente, hay alrededor de un millón de otros datos sorprendentes que podría compartir sobre por qué los huevos de pato requieren diferentes procedimientos de incubación que los pollos.

Pero no quiero estropear toda la diversión de que hagas estas observaciones por tu cuenta. Sin embargo, si va a incubar sus propios huevos de pato y no va a usar un pato clueco, me gustaría compartir algunos consejos para ayudarlo a tener eclosiones exitosas.

Consejo 1: Apunte a la incubación inspirada en la naturaleza

Ver a mis patos incubar sus huevos me ha dado mucha inspiración sobre cómo tener mejores eclosiones. Por ejemplo, solía asustarme cuando tenía que abrir la incubadora porque me preocupaban las fluctuaciones de temperatura y humedad.

Entonces, me di cuenta de que incluso los patos de mamá salen del nido periódicamente. Las mamás tienen que ir a comer, beber y arreglarse. En días realmente calurosos, se paran al lado del nido, presumiblemente para dejar que los huevos se enfríen. En días fríos o ventosos, las mamás nunca abandonan el nido.

Entonces, cuando estés usando tu incubadora, trata de pensar como un pato mamá. Su incubadora está diseñada para mantener los niveles de temperatura y humedad en el interior. Pero cada vez que lo abres, expones esos huevos a cualquier condición que exista fuera de la caja.

Las mamás de pato toman sus descansos prolongados cuando hace calor y está soleado. Si calienta el área alrededor de su criadora antes de abrirla, puede simular esas condiciones ideales para la exposición al huevo. Evite abrir su criadora si hace frío o tiene corrientes de aire.

Como nuestras casas tienden a ser muy secas, prepárate una taza humeante de té de hierbas y colócalo junto a tu incubadora para beber mientras trabajas. ¡Eso humedecerá el aire un poco y también te mantendrá tranquilo!

Consejo 2: Rotar como un pato

Otra cosa que aprendí al observar a mis patos es que no solo ruedan sus huevos de un lado a otro como lo hace un volteador de huevos. Giran los huevos en el exterior del nido hacia el interior. Esto ayuda a distribuir uniformemente el calor y la humedad del cuerpo de la mamá a todos los huevos.

Su incubadora también estará más fría y seca hacia los bordes y más húmeda y cálida hacia el centro, incluso con un modelo de ventilador de aire forzado. Entonces, en lugar de simplemente rodar los huevos de un lado a otro, gírelos de afuera hacia adentro mientras los gira.

He notado que mis patos no son muy metódicos en su frecuencia de giro. Pero sí convierten los huevos con mayor frecuencia al comienzo del ciclo de incubación. Convierten los huevos con mucha menos frecuencia a medida que avanzan hacia la eclosión.

Los criadores dicen que debes rotar los huevos con la mayor frecuencia posible durante la primera semana. Después de eso, puede reducir la producción de huevos varias veces al día.

Consejo 3: Recoge tu embrague como un pato

Los patos solo ponen un huevo al día (en el mejor de los casos). Por lo general, no comenzarán a sentar esos huevos hasta que hayan recogido 8-12 de ellos. Hasta que es hora de comenzar, los almacenan en el nido, protegidos por algunas plumas.

Cuando esté reuniendo sus huevos de pato para incubar, recójalos diariamente. Almacénelos entre 55-75 ℉ y fuera de la luz directa. Comience a incubar huevos de pato dentro de las dos semanas posteriores a la cosecha de su primer huevo (o antes, cuando sea posible).

Además, como mis patos, he incubado huevos sucios y limpios. He tenido éxito en ambos sentidos. Sin embargo, cuando traté de incubar huevos que fueron puestos al azar en el suelo y no en un nido, por lo general no funcionan tan bien. Entonces, usar solo huevos limpios no es un criterio para mí. Pero usar solo huevos que mis patos consideraron dignos de poner en un nido sí lo es.

Consejo 4: deje que el Shell diga

Mis patos nunca han sacado los huevos de sus nidos como lo hacen los pollos, aunque otros criadores de patos han informado haber visto este comportamiento. Pero tampoco he visto un huevo deformado en ninguno de los nidos en los que se han sentado mis patos. Sospecho que un nido lleno de huevos perfectamente formados ayuda a desencadenar el instinto de crianza en algunos patos.

Entonces, al elegir los huevos para incubar, elija aquellos con las mejores cáscaras. La forma debe ser más ancha en un extremo y más angosta en el otro. No elija huevos demasiado grandes que puedan contener yemas dobles. Rechace los huevos con grietas o depósitos de calcio en exceso.

Consejo 5: la humedad es clave

Cuando eclosiona los huevos de gallina, la humedad relativa debe ser de aproximadamente 50-55% durante los primeros 17 días de incubación. Luego, se eleva al 70% durante los últimos días de incubación.

Con patos, apunte a un 55-60% de humedad para comenzar. Luego, durante los últimos 2-3 días de incubación, eleve esa humedad al 80%.

Mantener esos niveles de humedad en una incubadora no comercial puede ser difícil. Intente agregar un par de esponjas saturadas a su bandeja de humedad. También es posible que tenga que llenar las bandejas con más frecuencia.

Si eso no lo hace, ejecute un humidificador adyacente a su incubadora. De esta manera, el aire que ingresa a la incubadora también es húmedo.

Además, al igual que la forma en que los patos transportan la humedad al nido en sus plumas, rociar los huevos con agua fría una vez al día justo antes de cerrar la tapa de la incubadora puede mejorar las tasas de eclosión. Comience esto unos 10-14 días en la incubación y pare cuando eleve la humedad para prepararse para la eclosión.

Cómo incubar huevos de pato

Ahora sabes un poco sobre la incubación natural de huevos de pato y cómo puedes emular ese proceso cuando haces una incubación artificial. También conoce las diferencias entre los huevos y las crías de pollo y pato. Pero solo para darle un práctico conjunto de instrucciones todo en uno, aquí hay una descripción general rápida del proceso de incubación.

1. Configuración de la incubadora

Enciende tu incubadora y agrega agua. Eleve la temperatura a 99.5 ℉ y la humedad a 55-60%. Cuando esté estable en esos ajustes, ponga sus huevos en la incubadora.

Utilice nuestra calculadora de incubación de uso múltiple para estimar la fecha de eclosión y marcarla en su calendario.

2. Mantenimiento diario

Gire sus huevos con frecuencia durante la primera semana (por ejemplo, siete veces al día). Puedes poner una marca en un lado del huevo para notar la diferencia.

Asegúrese de convertirlos un número impar de veces al día. De esa manera, cuando está durmiendo o ha ido a trabajar, el huevo descansa en el lado opuesto al que estaba durante ese mismo período el día anterior. Después de la primera semana, convierta los huevos unas tres veces al día.

Si planea usar un volteador de huevos automatizado, asegúrese de que esté calificado para usar con huevos de pato. Los huevos son demasiado grandes y pesados ​​para funcionar bien en algunos modelos diseñados para huevos de gallina más pequeños. Además, coloque los huevos en el lado puntiagudo de Turner hacia abajo, de modo que el saco de aire en el lado más ancho del huevo siempre esté hacia arriba.

Cada vez que encienda los huevos, verifique la temperatura y la humedad para asegurarse de que su incubadora funcione bien. Agregue agua a sus bandejas de humedad según sea necesario para mantener esas altas tasas de humedad.

Aproximadamente 10-14 días en la incubación, comience a rociar sus huevos una vez al día antes de cerrar la tapa de la incubadora después de girar.

3. Preparación de la escotilla

Aproximadamente 2-3 días antes del tiempo de eclosión, aumente la humedad en su incubadora al 80%. Baje la temperatura a 98.5 ℉.

Retire los huevos del volteador de huevos, si está usando uno, y colóquelos en el piso de la incubadora.

En este punto, deja de rociar y girar los huevos. Sin embargo, continúe asegurándose de que la temperatura sea correcta y que la humedad se mantenga alta. No abra la incubadora a menos que sea necesario agregar agua a su bandeja de humedad. Entonces, sé rápido al respecto.

Además, comienza a escuchar. Los patitos comenzarán a hacer clic y asomarse mientras se preparan para abandonar el caparazón. Se supone que así es como los patos se dicen unos a otros para comenzar a incubar, por lo que todos salen al mismo tiempo.

Puedes echarles un vistazo si quieres. No puedo jurar que ayude. Pero esto es cuando los patos de mamá hacen sonidos que ayudan a sus patitos a imprimir y reconocerla como su guardián. Como vas a ser mamá, vale la pena intentarlo.

A continuación, los patitos comenzarán a picar. Pipping es el proceso de usar una protuberancia puntiaguda llamada diente de huevo en la parte superior de su pico para liberarse del huevo. Escuchará golpes y crujidos. Después de hacer pipping, puede haber una demora cuando los patos giran las conchas y luego usan sus pies para expandir las grietas y escapar.

Este es el momento en que los patos se despliegan del caparazón, pareciendo un patito escuálido y ahogado. Sin embargo, no tengas miedo. Después de unos minutos de descanso, se pondrán de pie y comenzarán a verse más animados.

Nota: Los criadores comerciales usan un dispositivo diferente para incubar. Pero en casa, su incubadora generalmente se usa para incubar huevos de pato (u otras aves de corral) y eclosionar.

4. Post-Hatch

Después de la eclosión, deje los patitos en la incubadora hasta que todas las crías estén completamente secas. Puede tomar 30 horas para que un embrague entero eclosione. Ocasionalmente, lleva más tiempo, pero eso generalmente solo sucede si la incubadora tuvo problemas (por ejemplo, problemas de humedad, temperaturas demasiado bajas).

Resista la tentación de sacar algunos patitos antes que otros. Abrir esa incubadora ahora puede significar un desastre para los patos tardíos que aún no están listos. Una vez que los patitos estén secos, transfiéralos a la criadora y comience los procedimientos de cuidado del patito.

Ayudando con escotillas

Hay muchos consejos en Internet sobre si ayudar con las escotillas o no. Aún no sé la respuesta. Traté de descifrar el código sobre cuándo ayudar y cuándo no. Pero, francamente, una vez que terminé mis prácticas de incubación, todos mis patitos lograron salir solos.

Puedo decirle que la mayoría de los problemas de incubación de pato se deben a problemas de humedad. Esos problemas de humedad generalmente hacen que un pato esté subdesarrollado al momento de la eclosión.

Los patos que no pueden salir del caparazón a menudo crecen lentamente y corren un mayor riesgo de ser pisoteados por hermanos mayores. Además, esos patos no siempre tienen plumas impermeables al nacer y no son resistentes al frío. Por lo tanto, corren el riesgo de contraer un resfriado al jugar en el agua potable o estar cerca de sus hermanos mojados.

Sin embargo, en algunos casos, ayudar con una escotilla tiene un final feliz. Por lo tanto, siempre es una decisión difícil.

Si ayuda con la eclosión, prepárese para darles a esos patitos un cuidado especial hasta que estén tan saludables como el resto de la parvada. Además, sepa que incluso sus mejores esfuerzos podrían no ser suficientes para salvar a un patito subdesarrollado.

Conclusión

Incubar sus propios huevos de pato o que una mamá clueca lo haga por usted es una experiencia fascinante. Hay algunos desafíos, y no todas las escotillas serán perfectas. Sin embargo, todo el proceso es un milagro y un placer participar.

Además, no olvides que cuando compras patitos de criadores, a menudo puedes comprarlos sexados. En casa, obtienes lo que la naturaleza te da. Por lo tanto, ¡no empieces a contar tus patos ponedores antes de que nazcan! (Advertencia: una vez nací 21 machos y solo 9 hembras).